Historia del SIP

 

El Sindicato de Industriales de Panamá fue fundado el 10 de agosto de 1945, en reunión celebrada en la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá, ubicada en esa época en la casa 6 de la calle 50 de la ciudad capital (Parque de la Catedral). Para tomar tan importante como trascendente decisión fue necesaria una serie de reuniones y conversaciones previas de empresarios de distintas actividades.

El gobierno y organización de la nueva entidad quedó a cargo de una Directiva, elegida con carácter provisional, integrada así:

Lcdo. Alfonso Herrera y Franco, de la industria maderera, Presidente; Ing. Bey Mario Arosemena, de la industria de productos de arcilla, Primer Vice-Presidente; Sr. Francisco Pereira, de la industria del calzado, Segundo Vice-Presidente; Ing. Víctor M. Tejeira, de la industria de la construcción, Tesorero; y Lcdo. Rogelio Rodríguez S., de la industria del vestido, Secretario.

La primera tarea de la Junta Directiva fue la de confeccionar los estatutos del Sindicato, nombrando una Comisión Redactora para ese fin, compuesta por los Directores Herrera y Franco, Arosemena y Rodríguez, la cual presentó el proyecto estatutorio en la reunión celebrada el día 17 de agosto de 1945 en las oficinas de la Compañía Constructora Villanueva y Tejeira, en la calle 15 Este y Ave. Norte (hoy Ave. Eloy Alfaro) de la ciudad de Panamá, proyecto que aprobó la Junta Directiva por unanimidad en dicha sesión.

SINDICATO DE INDUSTRIALES DE PANAMA fue el nombre adoptado para la Asociación Industrial que nacía como institución empresarial nacional, cuya traducción al inglés es Panamá Industrial Association, con un período de duración de 25 años, conforme a los primeros Estatutos.

El advenimiento de la nueva entidad industrial tuvo mucho que ver con el primer Código de Trabajo que se adoptó en la República en 1947, puesto que su anteproyecto comenzó a circular desde 1945, cuando también se discutía la Nueva Constitución Nacional que creaba dicho Código, alertando a los empleadores por las nuevas normas obrero-patronales que introduciría en la legislación laboral panameña, separándola de la jurisdicción civil ordinaria, pero afianzando los derechos y conquistas de los trabajadores.  Como el anteproyecto de Código contemplaba también la libertad para la formación de distintos sindicatos, entre ellos los Industriales, nada pareció más natural a los industriales que organizar el suyo, adelantándose a la nueva legislación, y quedar así dentro de la Jurisdicción del Trabajo que se regirá por el nuevo Código Laboral, y mantener y desarrollar las relaciones obrero-patronales en igualdad de condiciones, regidas por una ley común.

Esta breve explicación, síntesis de conversaciones con empresarios, entre ellos el prominente hombre de negocios, don Louis Martinz (q.e.p.d.) y otros, explican lo del nombre de Sindicato de Industriales de Panamá, sobre el cual se han hecho muchos interrogantes; el más reciente y de mucha significación, el formulado por el señor Javier Planas, de la Misión Española de Maquinaria, Envases, Embalaje, Embotellado y su Grafismo, y Maquinaria de la Industria Alimentaria, que visitó al SIP el 29 de mayo del presente año, 1985, quien manifestó su curiosidad de conocer el por qué del nombre de Sindicato de una asociación empleadora, comentando con gran humorismo, que la Misión venía de tan lejos, España,  para caer, en Panamá, dentro de un Sindicato.  Agregamos opiniones sobre el particular, expresadas por fundadores de la mencionada Institución:

El Lcdo. Alfonso Herrera y Franco, fundador y primer Presidente del Sindicato, nos dice al respecto:

El móvil principal que tuvimos los que fundamos el Sindicato de Industriales fue el de la protección de nuestros intereses ante la práctica de los personeros de nuestra Administración Pública de entonces, quienes estaban empeñados en decidir todos los conflictos obrero-patronales en contra de los patronos, como entonces se nos llamaba.

Nos hacemos eco también de lo que nos declaró el Arq. Inocencio Galindo V., otro fundador del SIP, sobre el tema. Nos dijo:

El Sindicato de Industriales de Panamá se fundó a raíz de la promulgación de la Constitución de 1946, en la cual se daba mucho relieve a las organizaciones obreras. En ese tiempo la industria nacional estaba en su etapa incipiente, pero algunos empresarios consideraron que era conveniente y hasta necesario organizarse en forma de Sindicato para lograr la protección que la nueva Constitución ofrecía a dichas organizaciones.

Otro fundador, Sr. Percy De Lima, hoy dedicado a Comisiones en General y Representante de Casas Extranjeras, nos dice:

El Sindicato de Industriales de Panamá se fundó principalmente para desligar a la industria del comercio, ambas actividades controladas por la Cámara de Comercio; y era necesario una institución que unificara a las industrias de Panamá, velando por la defensa de las mismas y de sus miembros.

El Lic. Mariano J. Oteiza, cuando era estudiante universitario y Asistente del Secretario Ejecutivo del SIP, en artículo bajo su firma, titulado Ayer y Hoy, decía lo siguiente:

Es conveniente anotar, que entre los motivos o factores que influyeron a la fundación del Sindicato de Industriales de Panamá, se destaca la convocación de la Asamblea Constituyente, la cual por razón de las circunstancias en que fue provocada y por los principios de justicia social, y en especial el hecho de que la Constitución Nacional de 1946 además de declarar algunos principios fundamentales que rigen las relaciones obrero-patronales ordenaba la expedición de un Código de Trabajo para la República de Panamá, ordenándole a la próxima Legislativa el dictar dicho texto legal con preferencia a cualquier otro Código Nacional, despertó inquietud y expectativa entre los inversionistas y principalmente entre los industriales.

Otro factor que animó a los industriales a fundar su propia organización estaba constituido por el hecho de que la Cámara de Comercio, única organización patronal existente a esa fecha le daba preferencia al comercio relegando a segundo plano los problemas industriales. (13)

Es don Dulcidio González N., empresario activo, y también fundador del SIP, quien se extiende con mayor precisión sobre el particular. En entrevista para este libro, se expresó así:

Mi participación en la formación del Sindicato de Industriales de Panamá se debió a que al enterarme que Diógenes De la Rosa en compañía de un grupo de personas, habían elaborado un Proyecto de Código de Trabajo, sentó la necesidad de adquirir una copia del proyecto, ya que conociendo la forma de pensar de Diógenes supuse que el Código estaría inclinado o influenciado por la izquierda. Después de una lectura rápida del mismo quedó más preocupado del Proyecto de Código ya que las condiciones y normas que presentaban los artículos en aquel momento eran no solamente exagerados, sino tan negativos como las del Código actual. Quiero recordar que la influencia de la izquierda en el sector laboral siempre ha estado vigente en Panamá, desde que el Partido Comunista salió a la luz pública. Panamá desde hace tiempo tuvo su partido comunista, el Canal de Panamá es el talón de Aquiles de América.

Antes de la creación del Código de esa fecha, ya Domingo Barría, Marta Matamoros, Ángel Gámez, Los Turner, Demetrio Porras y otros más se estaban agitando dentro del sector laboral. Como señalaba, después de haber leído el Código esa noche coincidentemente llegaron a mi oficina los señores Raúl Rubio de La Cruz y Rogelio Rodríguez que entonces tenían una fábrica de uniformes y en ese momento tenían un Contrato para suplir de ellos a la Guardia Nacional.  Domingo Barría, Marta de Matamoros le habla creado una huelga y habla una discrepancia entre Rubio y Rodríguez ante la actitud a tomar, y por una de esas razones que nunca aclaró ellos decidieron consultarme que haría yo dada las circunstancias que se les presentaba. 

Conversando con ellos, en este momento no recuerdo cuál fue la recomendación, pero sí recuerdo que Rubio le dijo a Rodríguez que yo tenía la razón, ya que el enfoque que les presentó le pareció correcto y oportuno. 

Luego de esa conversación, les manifestó que si ahora tenían problemas, y que si el Ejecutivo enviaba a la Asamblea el Proyecto de Ley sobre el Código de Trabajo creado por De la Rosa, a los empresarios nos iba a venir muchos dolores de cabeza, porque el Código tenía tantas regulaciones que marginaban la posibilidad y la capacidad de la organización y mando de los empresarios en la empresa.  Rubio y Rodríguez me preguntaron qué hacer ante esto, a lo que les contestó que no se me ocurría nada en ese momento ya que era una organización de Sindicatos mancomunados con De la Rosa y su grupo, mientras que los empresarios de Panamá no teníamos una organización, ni comunicación ya que cada uno andaba por su lado.  En la conversación me surgió la idea de hacer un llamado a los empresarios y fuimos a La Estrella de Panamá, pusimos un aviso en este diario citando a una reunión en los salones de Los Caballeros de Colón para ponerlas en conocimiento a otros empresarios del Proyecto del Código que se estaba elaborando y que no tenían conocimiento de ese hecho.  Rubio y yo asumimos la responsabilidad del anuncio. Así fue que empezó el Sindicato de Industriales de Panamá.

A la llamada acudieron: Juan e Inocencio Galindo, Víctor Tejeira, Juan Alvarado, Francisco Morales, Padre; Alfonso Herrera y Franco que posteriormente fue el Primer Presidente del SIP, y algunos contratistas.  Recuerdo a Louis Martinz y Shafett que tenía una compañía Don Raúl Espinoza. Se nombró una Comisión que quedó encargada de elaborar un reglamento para la unión de los empresarios; y para estar a tono, con el momento, en vez de llamarse Asociación, Cámara de Empresarios, nos llamamos Sindicato de Industriales ya que así venía la corriente del Código de Trabajo.  Así, sintetizando, puedo decir que se formó el SIP. 

Los empresarios ya reunidos empezamos a hacer presión y logramos del Gobierno, que antes de pasar el Código a la Asamblea una Comisión lo revisara y lo pusiera a tono con la realidad panameña.  Recuerdo que esa Comisión la formaron el Dr. Harmodio Arias, Dr. Julio Fábrega, el Dr. Eduardo Chiari y otros. Después de la revisión el Código que habla sido elaborado por Diógenes De la Rosa, se le suprimió la ideología y se condición a la realidad.  Los caballeros que mención  como Grupo inicial estaban de acuerdo en que era saludable que debía existir una relación ordenada jurídicamente entre el trabajador y los empresarios, y así evitar en lo posible que la izquierda manipulara a su antojo a los trabajadores. Sugiero que sería hacer honor al mérito si el SIP hiciera un reconocimiento de los Drs. Fábrega, Chiari y Arias. Creo que el país está en deuda con estos caballeros ya que por su participación el país y los trabajadores derivaron grandes beneficios. 

El código fue revisado, lastimosamente, con el advenimiento del Golpe de Estado de 1968 y con la participación de la izquierda marxista se suprimió el Código. El país perdió y los comunistas recuperaron la capacidad de manipular a los trabajadores. Yo creo que el SIP le dio jerarquía y una realidad al hombre de empresa panameño que no tenía, el habernos hecho Asociación y haber tenido conocimiento, uno de los otros, de la realidad y las circunstancias que teníamos y las presiones que constantemente ejercían las izquierdas que siempre disfrazan sus verdaderas intenciones. Se vende como defensores de los trabajadores y de la justicia social.  La meta de los comunistas es la supresión de la libre empresa. Lo cierto es que si los hombres de empresa no estuvieran organizados en el SIP, pienso que hubiésemos sido barridos del panorama nacional por falta de cohesión y de una clara concepción política empresarial. Así  es que afirmo que el SIP ha contribuido en esa lucha de crear conciencia empresaria.

El objetivo o fines del Sindicato, de acuerdo con su primer Estatuto, estaba consignado en el artículo 3, así:

El objeto del Sindicato será la defensa y desarrollo de los intereses de las industrias establecidas en el territorio nacional, por todos los medios a su alcance. (14)

Tan simple disposición fue reformada prontamente, quedando como objetivos los siguientes:

a) Propender al desarrollo económico de la República de Panamá, mediante la defensa de las industrias establecidas dentro del territorio nacional.

b) Fomentar el establecimiento en Panamá de toda industria que venga a satisfacer una necesidad económica.

c) Mantener las más cordiales relaciones con los industriales extranjeros como medios de obtener un Comercio Internacional conveniente y equitativo.

d) Procurar el mayor entendimiento entre los afiliados y las Autoridades de Trabajo, así como la armonía entre los afiliados y sus trabajadores.

Una vez constituido el Sindicato de Industriales se dio a la tarea de agrupar en su seno el mayor número de miembros posible con el fin de formar una verdadera fuerza, con el debido reconocimiento por parte del Estado y del público en general, según lo manifestaba Mariano Oteiza en 1953, en el artículo citado.

(13) Ayer y Hoy, artículo del Lcdo. Mariano J. Oteiza, aparecido en Industria No 1, abril de 1953.

(14) Texto que aparece en la Escritura Pública 7474, de 1º  de febrero de 1946. Este objetivo se ha ido ampliando de acuerdo con las necesidades y evolución industrial, mediante reformas a los Estatutos.

El primer Secretario del SIP fue el Lcdo. Miguel  Ángel Solís, Licenciado en Ciencias Sociales y Económicas, Universidad de Panamá, quien ejerció el cargo desde el 10 de agosto de 1945 hasta el 31 de diciembre de 1946, habiéndole tocado realizar las gestiones de inscripción del SIP en el Registro Público; y quien desarrolló  una labor fructífera de acercamiento empresarial, tanto nacional como internacionalmente, ya que inició la incorporación de nuevos socios y mantuvo una nutrida correspondencia con entidades similares de distintos países, entre ellos México, Argentina, Canadá, Estados Unidos, Costa Rica, y organismos internacionales como la OIT y otras, países e instituciones que conocieron e iniciaron relaciones con la nueva entidad empresarial panameña. 

Reemplazó al Lcdo. Solís en la Secretaría Ejecutiva, el Lcdo. Alfredo Ramírez, Licenciado en Derecho de la Universidad de Panamá, quien fue reemplazado el 1º  de junio de 1947 por el Lcdo. Alfonso J. Ferrer, también abogado, egresado de la misma Universidad. Dichos Ejecutivos ejercieron el cargo con toda idoneidad. 

La inscripción de socios en la nueva entidad industrial se desarrolló con entusiasmo, a pesar de las pocas industrias existentes, y pronto se incorporaron al mismo las más importantes empresas manufactureras y de servicios del país, llegándose en pocos años al centenar de miembros. Las empresas afiliadas en 1953 eran las siguientes:

  • Abattoir Nacional, S. A.
  • Arango y Lyons, S. A.
  • Auto, Accesorio Manolo
  • Azucarera Nacional, S. A.
  • Brackney & Hunter
  • Breziner
  • Café Sittón
  • Cemento Panamá, S. A.
  • Central de Lecherías, S. A.
  • Cía. Azucarera La Estrella, S. A.
  • Cía. Cooperativa Pesquera, S. A.
  • Cía. Diers & Ullrich, S. A.
  • Cía. Ideal, S. A.
  • Cía. Industrial y Comercial, S. A.
  • Cía. Istmeña de Plomería, S. A.
  • Cía. de Hielo Estripeaut
  • Cía. Dulcidio Gonzalez N., S. A.
  • Cía. Panameña de Aceites, S. A.
  • Cía. Panameña de Fuerza y Luz, S. A.
  • Cía. Panameña de Alimentos Lácteos, S. A.
  • Cía. Panameña de Pinturas, S. A.
  • Cía. Panamericana de Orange Crush, S. A.
  • Cía. Panameña de Productos Forestales, S. A.
  • Cía. de Productos de Arcilla, S. A.
  • Cía. de Noriega, S. A.
  • Cía. Santeña de Licores, S. A.
  • Cía. Suavel de Helados y Leche, S. A:
  • Compañía Rodríguez, S. A.
  • Constructora Martinz, S. A.
  • Cowes Roberto A. y Cía.
  • Creaciones Altaman
  • Chaluja y Alfonso Ltda.
  • Coca Cola Bottling Co.
  • Chiriquí Land Company
  • El Buen Vecino, S. A.
  • El Corte Inglés, S. A.
  • El Lagarto, S. A.
  • El Molino Criollo
  • Empresa Panameña de Cueros y Pieles
  • Empresa Prez
  • Expreso Tocúmen, S. A.
  • Esteban Durán Amat, S. A.
  • Fábrica de Baúles, Escobas y Colchones (Soto y Soto Cía. Ltda.)
  • Fábrica de Baúles, Maletas y Escobas
  • Fábrica de Calzado Balboa
  • Fábrica de Calzado La Central
  • Fábrica Nacional de Colchones
  • Fábrica Nacional de Calzado
  • Fábrica de Helados La Alameda
  • Fábrica Nacional de Helados (Fanehela)
  • Fábrica de Mosaicos Vega
  • Fábrica de Pantalones El éxito
  • Fábrica de Pantalones La Victoria
  • Fábrica de Jabones y Velas La Perfecta
  • Fábrica Nacional de Salchichas
  • Framorco, S. A.
  • Galindo y Cía.
  • Galletas Corona, S. A.
  • Ganadera Industrial, S. A.
  • García Limitada
  • Geo. F. Novey Inc.
  • Gambotti y Prez
  • Goodyear de Panamá, S. A.
  • Guillermo E. Quijano
  • Hojalatería Panamá, S. A.
  • Imprenta Hernández
  • Industrial Maderera, S. A.
  • Industrias Panamericanas
  • Industrias Tagarópulos, S. A.
  • Jardín Balboa
  • J. Canavaggio, S. A. (Fábrica de Pastas Alimenticias La Estrella)
  • L.M. Rodríguez y H.E. Montero
  • L.R. Sommers
  • Lavandería Americana
  • Lavandería Tip Top
  • Maggiore y Cía.
  • Marmolería Moreno, S. A.
  • Mariscos de Panamá, S. A.
  • Miranda Hermanos, S. A.
  • Miró y Cía.
  • Milas y Cía.
  • Mueblería La Competidora
  • Mueblería La Garantía
  • Mueblería Llauradó
  • Panamá Fisheries Corp.
  • Panamá Shrimp Inc.
  • Panificadora Moderna, S. A.
  • Productos Alimenticios Pascual, S. A.
  • Productos de Madera, S. A.
  • Ricardo M. Arias (Circuito LUX)
  • Royal Crown Cola de Panamá
  • Tam Yim Bew Cía. Ltda.
  • Transportes de Automóviles Transístmicos, S. A.
  • Transportes Generales, S. A.
  • Teatro Central, S. A.
  • Trott, The Cleaner
  • Vargas y Cía.
  • Villanueva y Tejeira, Cía. Ltda.
  • Vinícola Licorera, S. A. (15)

(15) De Industria N1 (mayo); y N3, (julio) de 1953.