“El nuevo desorden mundial: tecnología, política y economía en el siglo XXI”.

El Sindicato de Industriales de Panamá (SIP) realizó el pasado lunes 4 de septiembre, en un hotel de la localidad, una conferencia-almuerzo en la que se contó con la presentación de Víctor Umaña Vargas, Director del Centro Latinoamericano para la Competitividad y el Desarrollo Sostenible (CLADS) del INCAE Business School y Director para Mesoamérica del Social Progress Imperative con la presentación denominada: “El nuevo desorden mundial: tecnología, política y economía en el siglo XXI”.

Durante las palabras de bienvenida, el Presidente del SIP, Michael Morales, precisó algunos datos para darle contexto a la situación actual del sector industrial panameño.

“Dado el pequeño tamaño de nuestra población, necesitamos exportar bienes para tener mayor alcance y escala, que nos lleva hacer más eficientes y productivos, y lograr que nuestra oferta industrial sea cada vez más competitiva”, acotó.

El conferencista Víctor Umaña, realizó una presentación enfocada en la tecnología, política y economía del presente siglo.  “Panamá tiene un reto importante para mejorar la productividad”, mencionó Umaña, explicando, que la productividad define la remuneración de las personas, el bienestar de la sociedad y la tasa de retorno de las inversiones.

Agregó que: “la innovación es un motor del crecimiento económico y América Latina todavía no ha asimilado la idea”. Los gastos en I+D en América Latina son sistemáticamente inferiores a los de los países desarrollados y los de mejor desempeño en el mundo (Israel, Finlandia y Corea del Sur) son precisamente aquellos países que han logrado alcanzar a otros países desarrollados en los últimos 30 años.

Umaña hizo referencia a los factores problemáticos para hacer negocios en Panamá, resaltó la corrupción, burocracia, calificación de la fuerza laboral, regulaciones laborales e inseguridad.  De acuerdo a Umaña, consultor en temas de política agrícola y comercial, desarrollo sostenible y competitividad, esto no debe representar un impedimento, sino al contrario, fortalecer los desafíos, generando oportunidades para aprovechar los acuerdos comerciales, concluyó.

Vea Más